martes, 23 de agosto de 2011

Perspectiva Gestáltica, sobre la Psicoterapia Infantil


La Terapia Gestalt como terapia humanista que es, concibe al niño desde una perspectiva optimista es decir cree en sus potencialidades y en su tendencia innata a la salud y al crecimiento. Cuando esto no es así, hay algo o alguien que se lo impide. El Contexto es una parte fundamental. 

La Terapia Gestalt tiene una concepción holística del niño, es decir tiene en cuenta la parte sensorial, la afectiva, la intelectual, la social y la espiritual. La concepción holistica del niño es lo que hace que la Terapia Gestalt no se ocupe exclusivamente del síntoma, no es una terapia que sólo quiere curar eneuresis, tics, miedos etc., sino que trata de favorecer el desarrollo integral del niño, el síntoma es sólo una manifestación de que algo ocurre, de que la tendencia al crecimiento sano esta bloqueada, por tanto vamos a atender al niño como un todo, no vamos a ir contra el síntoma.


El enfoque Gestalt enfatiza la visión del niño como un ser creativo en constante crecimiento y capaz de guiar conscientemente su comportamiento desarrollando su máximo potencial para satisfacer sus necesidades como un ser único e irrepetible.


Un punto fundamental en la Terapia Gestalt es el Respeto, el niño es merecedor de todo nuestro Respeto, tratarlo con Respeto es tenerlo en cuenta, es no invadir, no agredir, ni ridiculizar, no pasar por encima de él para hablar con los padres, tratarlo con Respeto es estar con todos nuestros sentidos y es expresar también nuestros sentimientos. Si un niño es tratado con Respeto aprende a Respetarse.

En la Terapia Gestalt destacamos el valor de la Responsabilidad, que el niño sea consciente de la parte de Responsabilidad que tiene en su propia vida, siempre hay una parte que depende de él y esto significa que él tiene poder para modificar las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada